NOTICIAS

SKYLINE DE MADRID DESDE EL CERRO COYOTE, (PARQUE LINEAL DEL MANZANARES)

Rafael Díaz y Nicolás del Real   27/Abril/2019

El skyline de una ciudad es una estructura artificial del horizonte, una auténtica seña de identidad, que nunca coincide con el de cualquiera otra urbe. El skyline muestra una sucesión de siluetas de edificios, emblemáticos o no, que resultan bastante significativos para comprender el conjunto urbano.

Es importante recordar que un skyline supone un corte sincrónico que resume los procesos constitutivos de la construcción de la ciudad y por tanto se caracteriza por representar un tiempo contenido, que sólo se revela en los discursos elaborados a partir de las imágenes fijas. Es lo mismo que sucede cuando se observa una fotografía y se comentan acciones temporales supuestamente contenidas en la instantánea.

Acerca de este proyecto de pintura

Nicolás del Real y Rafael Díaz Maderuelo, integrantes del grupo EspacioU, han promovido un tercer proyecto de pintura colectiva para realizar la obra "Skyline de Madrid desde el cerro Coyote", con unas dimensiones de 7m de ancho por 57cm de alto. Para su realización han invitado a participar en dicho proyecto a cinco compañeros de Madrid Academia de Arte: Eloy Cordero, Ángel Corona, Pablo López, Fernando Marín y Javier Mencía.

La elección del objeto se ha basado en dos criterios fundamentales:

El proyecto se inscribe en propuestas de representación del paisaje urbano que se vienen desarrollando internacionalmente, tanto en fotografía -William Furniss, Martin Stavars, etc.- como en pintura figurativa -Antonio López, Richard Estes, Rackstraw Downes, Jeremy Mann, etc.-, frecuentemente con una orientación hiperrealista.

Para la preparación del proyecto se ha partido de una serie de fotografías de Rafael Díaz con las cuales Javier Mencía ha elaborado una composición modelo, susceptible de dividirse en 7 fragmentos, uno para cada participante. Técnicamente se empleará pintura al óleo sobre tableros de DM, con aparejo y armados para su ensamblaje, de forma que una vez concluida la obra se pueda presentar linealmente, en su totalidad o en conjuntos, según la disponibilidad del espacio de exposición.

La realización de esta obra colectiva no impide otros integrantes del grupo puedan ofrecer visiones complementarias del skyline de Madrid, siempre desde el mismo punto de observación, con propuestas personales que permitan profundizar en las dimensiones del perfil que Madrid proyecta sobre el cielo.